Inicio Sobre AlaquaIrum Acuarios Acuaterrarios Experiencias AlaquaIrum

 

 

 

Hidras

Una de las mayores atracciones de los acuarios marinos son los cnidarios. Sean anémonas, corales duros o blandos, el resultado es el mismo: la admiración de su belleza por parte de aficionados a la acuariofilia de todo el mundo y, porque no, también de la gente de a pié. Y es que...¿quién puede resistirse a la belleza de la Gran Barrera de coral australiana?

En este apartado del artículo, no vamos a hablar de estas marabillas de la naturaleza, pero sí, de unos parientes cercanos suyos. En las aguas continentales, también contamos con organismos similares a anémonas o medusas que, si bien no son de la belleza de algunos de sus parientes marinos, son igualmente interesantes biológicamente hablando. Concretamente, hablaremos de las hidras, un pequeño grupo de hidrozoos de aguas contientales que mucha gente desconoce, dado su pequeño tamaño. Pero lo más sorprendente todavía, es que muchos aficionados las identifiquen como ¡pequeñas plantas!

Esperemos que tras la lectura de este artículo, aprendáis a identificar correctamente a estos organismos y conozcáis, un poco más, su interesante biología.

Taxonomía y sistemática

Las hidras pertenecen al filo Cnidaria que agrupa a organismos tan diversos y a la vez tan parecidos como son: anémonas, medusas y corales. Para no extendernos en exceso con cuestiones taxonómicas, únicamente os hemos puesto la clasificación de la clase Hydrozoa , grupo al cual pertenecen las hidras de agua dulce.

Filo Cnidaria

Clase Hydrozoa

Orden Hydroidea (fase pólipo y medusa en ocasiones)

Suborden Athecata (sin hidroteca)

Suborden Thecata (con hidroteca)

Orden Siphonophora (fase medusa únicamente)

Ambos órdenes son mayoritariamente marinos, únicamente el primero, los hidroideos atecados, cuentan entre sus representantes con nuestras protagonistas.

Origen de los hidrozoos

Plantearnos el origen de una clase como los hidrozoos, en la cual los individuos alternan dos fases en su ciclo vital (medusa y pólipo), al menos en buena parte de los casos, es tener que plantearnos aquella socorrida pregunta de: ¿quién fue primero: el huevo o la gallina? A la pregunta de si primero apareció la medusa y luego el pólipo, o viceversa, es a la que intentaremos dar respuesta en este apartado.

Si nos habéis acompañado a lo largo de todo el artículo, ya visteis cuando hablamos de los platihelmintos que todo eran hipótesis y congeturas, apoyadas por unos y criticadas por otros, sobre su origen. Pues, por desgracia o por fortuna, este hecho viene repitiéndose a lo largo de la historia de la ciencia y sobre los hidrozoos, también planea la sombra de las hipótesis, teorías y congeturas. Os vamos a intentar explicar de una forma sencilla, la teoría más aceptada (hasta que se demuestre lo contrario) que se ha propuesto para explicar el origen del grupo.

La teoría de Brooks (1886) propone que el origen del grupo es medusoide. Esta teoría tan antigua, continúa siendo apoyada hoy y en día por algunos zoólogos. Acorde con ella, la tendencia de los hidrozoos es suprimir la fase medusa de su ciclo vital, y esto explica que, en algunos hidrozoos como las hidras, haya desaparecido por completo esta fase.

La secuencia evolutiva que seguiría el grupo es la siguiente:

1ª Etapa

Medusa ->Huevo -> Larva plánula -> Larva actínula ->Medusa

El cnidario medusoide "primitivo" daría lugar a un huevo del cual eclosionaría la larva plánula típica de los cnidarios. Ésta daría lugar a una larva igualmente planctónica llamada actínula en la cual se desarrollarían los primeros caracteres polipoides, y finalmente, aparecería nuevamente la fase medusoide del organismo adulto.

2ª Etapa

Medusa -> Larva plánula -> Larva actínula fija ->Medusa

Aquí, la larva actínula que antes empezaba a tener caracteres polipoides, ahora ya se fija al sustrato. Las explicaciones que dan los científicos a este hecho son: explotación de una nueva fuente de alimento, prolongación de la vida larvaria o facilitar la reproducción asexual de los pólipos formados por gemación.

3ª Etapa

Medusa -> Larva plánula -> Pólipo -> Medusa

Ya no tenemos una larva actínula fijada al sustrato con caracteres polipoides, sino a un verdadero y auténtico pólipo. Fijado el pólipo al sustrato, éste originaría (y origina) numerosas medusas.

4ª Etapa

Pólipo -> Larva plánula -> Pólipo

Desaparece la fase medusa.

5ª Etapa

Pólipo ->Pólipo

Éste sería el caso de las hidras de agua dulce. Ya os comentaremos su ciclo vital con más detalle en el siguiente apartado.

Descripción

Las hidras son pólipos solitarios de pequeño tamaño que escasamente superan los pocos centrímetros de longitud. Su cuerpo es cilíndrico, con un diámetro que ronda el milímetro y presentan, en su extremo aboral, un disco basal para fijarse al sustrato. Por el contrario, el extremo oral tiene una forma más o menos cónica que recibe el nombre de hipostoma , en cuyo ápice se sitúa la boca rodeada de unos 6 tentáculos que emergen del hipostoma.

Véanse los tentáculos en el extremo apical del cuerpo

Vistas las características más generales, es momento de pasar a estudiar un poco más en profundidad su anatomía. Como ya hiciéramos con las planarias, empezaremos por las partes más externas y, concretamente, con la epidermis.

La epidermis está constituida por diferentes tipos celulares: cnidocitos, células receptoras, células interticiales y células epiteliomusculares . Estas últimas forman la mayor parte de la epidermis y, a diferencia de las células que constituyen el epitelio columnar, presentan su extremo distal ligeramente engrosado y tienen una serie de extensiones basales que acaban, cada una de ellas, en una miofibrilla contráctil. Por otro lado, las células intersticiales son pequeñas con forma redondeada y con núcleos bastante grandes. Se encuentran cercanas a la superficie situadas entre las células epiteliomusculares. Se trata de células totipotentes que son capaces de dar cualquier tipo celular.

Esquema donde se muestran los tipos celulares de la epidermis y gastrodermis

Seguro que alguno de vosotros habrá sido picado por alguna medusa o por alguna que otra anémona cuando trasteaba en la playa. ¿Quién causa estas picaduras tan dolorosas? La respuesta la tenéis en unas células que tienen los cnidarios encargadas de la defensa y también de la paralización de sus presas, los cnidocitos . Éstos se situan a lo largo de la epidermis entre las células epiteliomusculares. Hay regiones del cuerpo del animal en la que son más numerosos, por ejemplo en los tentáculos, estructuras especialmente diseñadas para capturar a las presas de las cuales se alimentan. Los cnidocitos son células redondeadas con un núcleo basal y con una especie de flagelo corto en su ápice que recibe el nombre de cnidocilio . Dentro de los cnidocitos, encontramos diferentes tipos de cnidos, que en el caso de los urticopunzantes, son del tipo nematocisto , genérico para todos los cnidarios y que, por tanto, también tienen las hidras.

Este sistema de ataque/defensa se activa por medio de estímulos: físicos y químicos. Antiguamente, se pensó que únicamente era el roce de alguna "posible presa" con los tentáculos, lo que disparaba los cnidocitos, pero se ha visto que no es así. Si nosotros tocamos a una anémona o a una hidra con una barra metálica, los animales no dispararán sus cnidocitos. Por otro lado, si la barra metálica ha sido impregnada con una solución proteica, éstos se dispararán. Se trata, por tanto, de un sistema de seguridad que tienen los cnidarios para evitar "disparos" inútiles. Ahorro energético a fin de cuentas. Pensad que los nematocistos utilizados deben reemplazarse por completo y se generan de novo a partir de células intersticiales adyacentes. Por ejemplo, en el caso de la especie Hydra littoralis , se disparan alrededor del 25% de los nematocistos cuando capturan a una presa del tamaño de un pequeño camarón. Éstos son reemplazados en tan sólo 48 horas.

Secuencia del disparo de un nematocisto

Cuando se dispara el nematocisto por un cambio de presión osmótica en el interior del cnidocito, sale una especie de "lanza" con espinas en el ápice que se clava en la presa o posible depredador. Lo que es estrictamente la "picadura", va acompañada de una inyección de toxinas de diferente toxicidad, valga la redundancia. De ahí, que haya cnidarios que al tacto "nos piquen" y que los haya que "no". Todo entre comillas, porque ya sabéis ahora, que todos los cnidarios "pican".

Las células receptoras y nerviosas se encargan respectivamente de la recepción de estímulos y de la transmisión de la información a los difernetes tipos celulares para que ejecuten la acción que corresponda.

Una vez vista la citología epidérmica, es momento de entrar en la cavidad digestiva o gastrodermis . Si la epidermis estaba constituída mayoritariamente por células epiteliomusculares, la gastrodermis lo está por células nutritivomusculares . Intercaladas con éstas, encontramos a las células glandulares enzimáticas . Se trata de células ciliadas con forma de cuña. Abunda en la gastrodermis la secreción de mucus por glándulas mucosas . En el caso de algunas hidras, como la hidra verde ( Clorohydra viridissima ), las células gastrodérmicas contienen algas simbiontes del tipo zooclorelas verdes.

Hidra verde ( C. viridissima )

No existe ni sistema excretor ni respiratorio , tanto el intercambio gaseoso, como la excreción de amoníaco, se realiza por difusión. Dado que la hidra es hipertónica respecto al medio circumdante, contrae su cavidad gastrovascular para eliminar el exceso de agua (osmoregulación).

Ha llegado el momento de poner fin a este apartado, no sin antes hablaros de la reproducción. Las hidras pueden reproducirse asexual o sexualmente y, la elección de uno u otro tipo de reproducción, va condicionado por las condiciones ambientales. Ocurre, como vimos en el caso de las planarias, una alternancia estacional . Durante los meses calurosos del año, las hidras se reproducen asexualmente por gemación . Es decir, la hidra madre, por evaginación de una parte de la pared del cuerpo que contiene una extensión de la cavidad gastrovascular, da lugar a una yema que cuando crezca, originará un nuevo individuo. Si la yema no se desprende de la "madre", tenemos una nueva ramificación en ésta.

Las hidras, como las planarias, tienen una gran capacidad de regeneración. Por otro lado, hay que decir, que esta capacidad está extendida también entre otros cnidarios.

Junto con la reproducción asexual, las hidras también presentan la sexual para mantener la variabilidad genética . Ésta tiene lugar en los meses fríos, principalmente en otoño. Contrariamente a lo dicho con las planarias, las hidras son dioicas (la gran mayoría), si bien unas pocas especies practican el hermafroditismo como éstas. Éste es el caso de la hidra verde antes comentada.

El origen de las células germinales (gametos) debemos buscarlo en las células intersticiales (recordad que son totipotentes). Ellas forman los ovarios que contienen un solo óvulo que dará origen, tras la fecundación, a un huevo que se nutrirá del resto de células del interior del ovario. Por otro lado, las interticiales también dan lugar a los testículos que liberan el esperma por una especie de chimenea y éste, gracias al movimiento del agua, fertiliza los huevos que hay en las inmediaciones.

El huevo, cuando finaliza su desarrollo, se cubre de una cubierta de tipo quitinoso que protege al embrión de las inclemencias del tiempo. Se trata, como ocurre en muchos otros organismos mal llamados dulceacuícolas, de una estrategia bet-hedging para asegurar la presencia de la especie en ese hábitat, una vez vuelvan las condiciones favorables para su desarrollo. Así pues, estos huevos permiten pasar a las hidras el invierno de nuestras latitudes.

¡Cuidado! Las hidras de agua dulce no tienen fase larvaria como sus parientes marinos.

Diversidad

Son varias las especies existentes de hidras: H. attenuata , H. vulgaris , H. circumcincta , Pelmatohydra oligactis y Chlorohydra viridissima , entre otras.

Alimentación

Las hidras son organismos carnívoros . Se nutren de pequeños invertebrados que paralizan y capturan con ayuda de los nematocistos que presentan sus tentáculos. Una vez la presa ha sido paralizada, éstos la llevan a la boca para proceder a su digestión. Curiosamente, la boca de las hidras permanece "sellada" cuando el animal se alimenta. Esto permite que la digestión enzimática y la osmoregulación sean más eficientes.

La digestión tiene lugar primero de forma extracelular y luego intracelularmente. Una vez la presa ha sido parcialemente digerida y reducida a pequeñas partículas, éstas son fagocitadas por las células nutritivomusculares de la gastrodermis, dentro de las cuales, continúa todavía la digestión. Al no existir aparato digestivo ni ano, los productos de la digestión se distribuyen por difusión y los restos de la digestión son expulsados por la boca cuando el animal realiza una contracción de su cavidad gástrica.

¿Por qué aparecen las hidras en nuestros acuarios?

Las hidras o sus huevos suelen venir como polizones en las plantas acuáticas que adquirimos en los comercios. Aparte, tampoco es descartable, que otra vía de entrada sea la propia agua de los peces, ya que puede contener algún huevo o adulto en miniatura y nosotros no percatarnos.

Sea como sea, si las hidras entran en nuestro acuario y no existe en éste ningún depredador que controle su proliferación, empezarán a reproducirse asexualmente y, en relativamente poco tiempo, tendremos una numerosa colonia de hidras en nuestro acuario.

No debemos achacar su aparición a las malas condiciones ambientales, sino a una introducción accidental. Es raro que aparezcan en un acuario con peces, ya que éstos darán buena cuenta de ellas, especialmente los laberíntidos como los gouramy azules. Por el contrario, son frecuentes en tanques de cría que llevan mucho tiempo en funcionamiento, acuarios de cría de alimento vivo, acuarios plantados sin peces, etc...

¿Son peligrosas?

La mayoría de aficionados que conocemos, la primera vez que han visto una hidra han pensado que era una planta. Por tanto, su presencia en los primeros momentos no produce ninguna desesperación al aficionado ante el hallazgo de este pequeño visitante. Cuando las hidras empiezan a reproducirse, entonce le pica la curiosidad y empieza a preguntar a acuariófilos amigos sobre qué es exactamente "esta plantita".

Ahí, es cuando los acuariófilos veteranos informan al novel que se trata de hidras. Unos pequeños hidrozoos parientes de las anémonas y que, como éstas, son carnívoros y capturan a sus presas mediante las células urticantes que tienen en sus tentáculos, y entonces...¡se desencadena la desesperación del aficionado!

Pero no, no debéis alarmaros en exceso ante su presencia. Si bien es cierto que son organismos carnívoros, también es cierto que se nutren de pequeñas presas. Sí sí, de pequeñas presas. Lo insistimos, porque es frecuente ver fotografías pululando por la red o incluso en cierto libros, donde puede verse a una pequeña hidra intentando "zamparse" a una daphnia adulta... ¡esto es surrealista! ¡No os dejéis engañar! Un ejemplo, aunque la fotografía sea de mala calidad, lo tenéis aquí:

¡La presa es más grande que el depredador!

Los buenos fotógrafos esperan pacientemente a que la hidra rodeada de pequeñas daphnias capture alguna con sus tentáculos, mientras que los más mediocres, o que buscan la fotografía estrella, lo que hacen es colocar directamente sobre la hidra una daphnia para que ésta "la capture". Lógicamente, la daphnia la captura, porque la identifica como comida, pero como no se la podrá introducir en la boca, tarde o temprano, la soltará.

En resumidas cuentas, los peces adultos no van a correr ningún peligro con las hidras. Sin embargo, los alevines si que pueden ser presa de ellas. Dependerá del tamaño de las mismas y el de los propios alevines.

Otra cosa que conviene puntualizar, es que no todas las hidras son carnívoras a ultranza. La hidra verde, por ejemplo, se nutre de parte de la colonia de algas verdes unicelulares que cultiva en su gastrodermis. Así que su presencia en acuario, es todavía más inofensiva que con el resto. Sin embargo, algunos libros dicen que es capaz de capturar pequeñas presas como complemento de su dieta.

¿Cómo controlar su proliferación?

Contrariamente al caso de las planarias, aquí no tenemos muchas alternativas. Podemos combatirlas colocando depredadores naturales tales como: gouramy azul ( Trichogaster trichopterus ) o pez paraíso ( Macropodus opercularis ), que parecen ser los más efectivos. También hemos comprobado que los caracoles manzana (género Pomacea ) devoran las hidras que se encuentran en su camino.

Junto con estos escasos tratamientos biológicos, cabe la posibilidad, aunque desaconsejable, del empleo de productos químicos basados en sales de cobre para combatir a la plaga. Quien no sea muy amante de la química, también puede utilizar los caracolicidas que venden los comercios del ramo.

Dicen que es mejor prevenir que curar. Por tanto, nosotros os recomendaríamos que inspeccionarais bien las plantas adquiridas antes de introducirlas en vuestro acuario y que, en caso de duda, las colocarais en un barreño con agua y una dosis de caracolicida para exterminar a cualquier posible huésped indeseado. ¡No utilicéis tratamientos muy agresivos! Os lo decimos por el bien de vuestras plantas.

.

.

Advertencia

La mayoría de imágenes que ilustran este artículo, salvo las que pone AlaquaIrum, han sido extraídas de dosieres pertenecientes al Departamento de Biología Animal - Unidad de Invertebrados de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona. Aunque han sido modificadas por nosotros, queremos que conozcáis su fuente original.

 

Bibliografía

GRACIA, P.; BALLESTEROS, M.; TURON, X.; PALACIN, C. & SALVADÓ, H. Pràctiques d'invertebrats . Departament de Biología Animal. Facultat de Biologia. Universitat de Barcelona.

HISTÒRIA NATURAL DELS PAÏSOS CATALANS. Volum IV. Invertebrats no artròpodes . Els celenterats: cnidaris i ctenòfors. Els platihelmints.

PUIG, MªA (1999). Els macroinvertebrats dels rius catalans . Departament de Medi Ambient. Generalitat de Catalunya.

RUPPERT & BARNES (1996). Zoología de los invertebrados . McGraw - Hill Interamericana. Sexta edición.

STREBLE, H. & KRAUTER, D. (1987). Atlas de los Microorganismos de Agua dulce . Omega.

 

Alberto Maceda & Irene González | www.alaquairum.com | www.alaquairum.net

Copyright 2003-2013 AlaquaIrum. Reservados todos los derechos.