Inicio Sobre AlaquaIrum Acuarios Acuaterrarios Experiencias AlaquaIrum

 

 

 

Larvas de mosquito

Todos alguna vez hemos observado en algún charco, la presencia de una especie de “gusanos zizagueantes” que huían hacia el fondo cuando nos acercábamos. Pues bien, estos “gusanos” no son tales sino que se trata de larvas de mosquito en diferente estadio de desarrollo.

Existen varias especies de mosquito de interés acuariófilo (de hecho lo son todas puesto que los peces no son remilgados) que son las que más comúnmente podemos encontrar o criar en nuestros hogares.

Si colocamos un recipiente con agua madura en una terraza, balcón o jardín no tardará en llenarse de larvas negras de mosquito (Culex pipiens) que comenzarán a alimentarse de todo el conjunto de microinvertebrados que en ella se encuentren presentes. El problema radica que estos insectos una vez han acabado su desarrollo larvario se convierten en voraces mosquitos, las hembras de los cuales, no dudarán en picarnos en la oscuridad de la noche al tratarse de una especie de costumbres crepusculares y nocturnas.

Los mosquitos pican guiados por las emisiones de CO2 que producen las víctimas en cuestión y son las hembras las que pican puesto que necesitan la sangre para la maduración de su sistema reproductor y poder realizar la puesta de huevos. Los machos, por el contrario, no pican y simplemente se alimentan de jugos vegetales.

Esto implica que sea recomendable si queremos mantener una cría constante de mosquitos, la colocación de una tela mosquitera entorno al criadero de manera que no se escapen los adultos y nosotros simplemente mediante una red podamos capturar las larvas. No existe problema en no suministrar sangre a las hembras porque los Culex pipiens tienen la capacidad de producir varias generaciones sin el suministro de ésta, de modo que problema resuelto pero, lo que sí deberíamos colocar es un pequeño recipiente con una mezcla de zumo de frutas y miel para que los mosquitos puedan alimentarse.

Existe también la posibilidad de recoger todas las larvas que aparezcan en el barreño antes de convertirse en mosquitos, teniendo incluso la posibilidad de congelarlas si así lo deseamos.

Más raramente encontrada en las aguas estancadas de nuestros hogares pero, muy frecuente en las zonas inundables del exterior tenemos a un mosquito muy agresivo y diurno, el Aedes caspius entre otras especies del mismo género. Estos mosquitos realizan las puestas de huevos en las zonas ribereñas de pequeños charcos que son fácilmente inundables. Una vez terminada su etapa acuática, emergen unos mosquitos que se caracterizan por su extremada agresividad que causan dolorosas picaduras durante el día en los meses de verano y que son combatidos por los departamentos de Medio Ambiente de cada localidad antes de que alcancen la catalogación de plaga debido a lo molestos que son. Uno de los tratamientos más empleados para este fin, es el tratamiento de cualquier remanso de aguas estancadas con esporas de Bacillus thuringensis que tienen efecto insecticida y no afecta al resto de pobladores de la charca.

No recomendamos su cultivo en cautividad debido a que es imposible suministrar las condiciones de cría en un hogar y a parte debido a su extremada virulencia causaría serios problemas en el vecindario.

Puesto que nos parece más interesante la cría de larvas negras de mosquito (Culex pipiens) vamos a basarnos en éste para explicar el ciclo biológico que estos insectos experimentan.

Las puestas se realizan en el agua, agrupadas de modo que forman una especie de balsas flotantes. De estos huevos, nacen a los pocos días las llamadas larvas de mosquito que se nutren de bacterias, protozoos y demás microinvertebrados que se encuentran presentes en el agua donde han realizado la puesta hasta que se transforman en pupa, para días más tarde emerger como un adulto.

Los mosquitos tienen muchas proteínas y vitaminas que estimulan la puesta de la mayoría de especies, de ahí que se utilicen como alimento en la preparación de los progenitores para la freza.

Recordamos que debemos tener especial cuidado cuando suministramos este tipo de alimento en el acuario puesto que las altas temperaturas aceleran el ciclo biológico, de modo que no nos extrañemos si encontramos mosquitos adultos pululando por nuestra casa si alguna larva no ha sido consumida y ha llegado a ser adulta.

No tan comunes, son las larvas blancas de mosquito que no vamos a detallar su cultivo puesto que incluso difícilmente se encuentran cepas en los comercios de acuariofilia o tiendas de suministros zoológicos. Estas larvas pertenecen a mosquitos del género Corethra que de hecho no son blancas sino transparentes. Viven en aguas extremadamente limpias, profundas, frescas y oxigenadas, de modo que si alguna de estas condiciones no se cumple mueren.

 

Alberto Maceda & Irene González | www.alaquairum.com | www.alaquairum.net

Copyright 2003-2013 AlaquaIrum. Reservados todos los derechos.