Inicio Sobre AlaquaIrum Acuarios Acuaterrarios Experiencias AlaquaIrum

 

 

 

Generalidades de los hongos

Los hongos constituyen un grupo de organismos vivos con tamaños muy diversos, comenzando por los unicelulares de tamaño microscópico hasta los pluricelulares capaces de producir fructificaciones que conocemos coloquialmente con el nombre de setas, sin embargo, debemos tener en cuenta que no todos los hongos capaces de fructificar lo hacen formando una seta.

Hace años se consideraban protistas, pero esta tendencia ya no se mantiene y lo cierto es que los hongos verdaderos (setas) junto con los líquenes (simbiosis entre una alga y un hongo) forman por sí mismos, el reino de los Hongos.

Los hongos se caracterizan por producir esporas como órganos de dispersión y por estar constituidos por células eucariotas que se agrupan formando unos filamentos llamados hifas que a su vez forman un entramado que recibe el nombre de micelio que puede llegar a formar falsos tejidos. Distinguimos dos tipos de hifas:

Hifas no septadas: También llamadas hifas cenocíticas que se caracterizan por la ausencia de tabiques que separan las células.

 

Hifas septadas: Presentan tabiques que separan cada una de las células.

 

Otra de sus características es la nutrición heterótrofa con digestión externa, es decir, evocan los enzimas digestivos al exterior para fragmentar el alimento que después absorben. Podemos clasificar a los hongos según la manera cómo obtienen los nutrientes y así los dividimos en:

  1. Hongos saprotróficos: Se alimentan de materia orgánica en descomposición. Pertenecen a este grupo las setas comestibles (champiñón, trufas, etc...)

  2. Hongos depredadores: Capturan a otros organismos vivos, generalmente microinvertebrados. Aún son hoy y en día grandes desconocidos, aunque se ha avanzado mucho en su estudio, pero no vamos a entrar en ellos.

  3. Hongos parásitos: Se alimentan de los líquidos internos de otros organismos vivos: algas, plantas, animales, etc...

  4. Hongos simbiontes: Se asocian con otros organismos y ambos sacan beneficio de dicha asociación. Un ejemplo clásico son los líquenes formados por la simbiosis de una alga y un hongo.

Las células de los hongos tienen una pared celular caracterizada por tener entre sus componentes: celulosa o quitina. La celulosa es propia de un grupo de hongos que conocemos como Oomicotes también llamados hongos celulósicos, mientras que la presencia de quitina es típica del grupo de los hongos verdaderos o Eumicotes.

El hábitat de los hongos es diverso y dependiendo del sustrato del cual se alimentan los podemos encontrar en lugares húmedos donde abunde la materia orgánica, en el interior de otros organismos vivos o en su exterior según sean endo o ectoparásitos.

Los hongos como hemos dicho al inicio del artículo se caracterizan por presentar esporas como órganos de dispersión. Éstas se producen en unas estructuras reproductoras que reciben el nombre de esporangios de los cuales existen diferentes tipos en función de su forma y complejidad, pero no vamos a entrar.

Como muchos otros organismos, los hongos durante su ciclo vital pasan por un estado haploide y otro diploide. El estado haploide está formado por células con el número de cromosomas reducido a la mitad (esporas) y el estado diploide donde contamos con todos los cromosomas característicos de la especie.

Existen muchos ejemplos de ciclos biológicos en función del grupo micológico ante el cual nos encontremos, de modo que explicarlos todos aquí sería una tarea un tanto compleja y además se escaparía del objetivo del artículo que es dar una nociones básicas de micología. Es por ello, que no vamos a entrar en detalles en esta introducción y únicamente explicaremos el ciclo de aquellas especies ictiopatógenas en los correspondientes artículos donde hablaremos con detalle de cada una de las enfermedades.

No podíamos dar por finalizado nuestro artículo sin dar un repaso breve a las diferentes clases que agrupamos dentro de lo que genéricamente conocemos como hongos. Pese a que vamos a utilizar una taxonomía antigua nos va a permitir diferenciar cuatro grandes grupos. La razón por la cual preferimos utilizar este modo de clasificación, es su sencillez y porque la taxonomía no es uno de los objetivos prioritarios que nos hemos puesto al realizar este artículo (existen manuales especializados), así que preferimos transmitir unas ideas generales de forma clara que generar confusión utilizando una taxonomía más compleja.

Clase Ficomicetos

Hongos sencillos caracterizados por presentar hifas cenocíticas y de los cuales conocemos la fase sexual de su ciclo biológico. Forman parte de este grupo todos los hongos que provienen de la línea evolutiva de las algas como queda patente en la presencia de celulosa (típicamente de plantas y algas) en su pared celular aunque también englobaría a mohos que no reúnen estas características.

Sus esporas son esféricas e inmóviles en tierra pero si caen al agua desarrollan un flagelo que les permite desplazarse y de esta manera, favorecen la dispersión de la especie.

Si las condiciones ambientales son desfavorables, pueden formar una estructura de resistencia llamada cigoto (resultado de la copulación o unión de dos hifas) que germinará cuando las condiciones favorables retornen.

Dentro de esta clase encontramos a todos los hongos parásitos que tienen interés en ictiopatología: Saprolegnia, Achlya, Ichtyosporidium, etc...

Clase Ascomicetes

Hongos de tamaño superior a los anteriores cuyas características son: hifas septadas y esporangios tipo asco. Dentro de los ascomicetes, no todos presentan un aparato vegetativo basado en hifas. Un ejemplo lo encontramos en la levadura del pan que se reproduce por gemación y en cambio, forma parte de este grupo.

Entre los ascomicetes encontramos representantes con fructificaciones de cierto tamaño que reciben el nombre de ascoma y muchas de las cuales son comestibles: Aleuria aurantia, Morchella, etc...

Tienen muchos representates liquenificados.

El ciclo biológico es un tanto más complicado que en el caso de los ficomicetes y en este artículo de generalidades no lo vamos a entrar.

No existen especies de interés ictiopatológico.

Clase Deuteromicetes

Se trata de un cajón desastre donde se colocan todos los hongos que o bien no presentan reproducción sexual o bien se desconoce su existencia en la actualidad.

La razón de haberlos colocado justo debajo de los ascomicetes, es que se cree que la gran mayoría de especies que se encuentran en esta categoría pueden ser un ascomicete aunque muy transformado.

Se reproducen también por medio de esporas, sin embargo, al no existir reproducción sexual no tenemos reducción del número de cromosomas (meiosis) y éstas son generadas por simple multiplicación (mitosis) en la estructura reproductora.

Existen muchas especies parásitas que son de interés en fitopatología y también encontramos algunos de interés para el hombre como el género Penicillium.

Clase Basidiomicetes

Si tuviéramos que considerar cuáles son los hongos más evolucionados, seguramente colocaríamos a los basidiomicetes.

Se caracterizan por presentar hifas septadas y con esporangios tipo basidio. Forman fructificaciones de tamaño nada despreciable en algunos casos que reciben el nombre de basidiomas y que coloquialmente conocemos con el nombre de setas.

Pese a que a ojos de un no entendido puedan parecer plantas debido a que forman falsos tejidos con sus hifas, no tenemos más que fijarnos en la ausencia de clorofila para darnos cuenta que no son autótrofos como éstas.

Cuentan entre sus representantes con especies de gran interés culinario (Lactarius deliciosus, Agaricus bisporus, etc...) pero también con especies letales (Amanita phalloides) o con propiedades psicotrópicas (Stropharia cubensis, Psilocybe, etc...) que despiertan gran interés entre los jóvenes amantes de todo lo que flipa cuya sede estaría en Ámsterdam calificada por algunos como “la capital de todo lo que flipa”.

No existen especies de interés ictiopatológico.

 

Alberto Maceda & Irene González | www.alaquairum.com | www.alaquairum.net

Copyright 2003-2013 AlaquaIrum. Reservados todos los derechos.