Inicio Sobre AlaquaIrum Acuarios Acuaterrarios Experiencias AlaquaIrum

 

 

 

La reproducción de los siluriformes

Todos los siluriformes son ovíparos y de fecundación externa, es decir, las hembras desovan y a continuación, los machos rocían los huevos con esperma. A partir de aquí, existe la mayor diversidad de conductas reproductivas dentro de los peces y que como es lógico no os las podemos explicar todas, así que os haremos un pequeño resumen de los casos más típicos.

Sin duda alguna, una de las conductas reproductivas más fascinantes del orden es la del mocóquido, Synodontis multipunctatus, del Lago Tanganica. Desova al mismo tiempo que los cíclidos de incubación bucal, de manera que éstos cuando recogen sus huevos también se llevan los del pez gato y los incuban junto a los propios. Los huevos del pez gato suelen eclosionar antes que los del cíclido y devoran a todos los huevos del cíclido inclusive a las posibles crías de éste que también hayan nacido. Se trata de un ejemplo clarísimo de parasitismo reproductor.

Un ejemplo más clásico de reproducción de siluriformes es el de algunos miembros de la familia de los Calíctidos. Muy frecuentemente, las Corydoras deciden reproducirse en los acuarios de los aficionados tanto de forma accidental como intencionada y de hecho, nosotros las consideramos como los peces gato más fáciles de reproducir.

El dimorfismo sexual en ejemplares adultos y maduros sexualmente es fácil. Las hembras son más grandes y rollizas que los machos, que presentan un cuerpo mucho más estilizado.

Durante el cortejo nupcial, el macho realiza una serie de danzas para impresionar a la hembra colocándose de costado delante de ella y golpeándola suavemente. Si el cortejo tiene éxito, ambos nadarán por todo el acuario hasta encontrar una superficie que crean apropiada para depositar los huevos, y no os extrañe que sea el mismo cristal del acuario muchas veces.

Los huevos son depositados entre las aletas pélvicas del macho que los fertiliza y a continuación los coloca en el lugar elegido. Lógicamente, la hembra va enviando cada vez unos pocos huevos (2 a 5) al macho y el proceso se repite cuantas veces sea necesario hasta que queda completamente vacía.

A una temperatura de aproximadamente 25ºC, los huevos deberían eclosionar en 72 horas como mucho, y los alevines tras la absorción del saco vitelino (hasta 5 días), pueden ser alimentados con nauplios, alimento ultramicrofino, etc...

Aunque hemos elegido como modelo a las corydoras, existen otros representantes de esta familia a la venta en los comercios especializados con mecanismos de reproducción mucho más curiosos, como es el caso de Hoplosternum littorale que construye nidos de burbujas para frezar.

No podíamos acabar el apartado dedicado a la reproducción de los peces gato, sin hablar de ningún Loricárido. Nosotros hemos elegido al género Ancistrus, por ser los únicos representantes de esta gran familia que presentan un dimorfismo sexual bien marcado cuando son adultos (facilidad de sexaje), y por la facilidad con la que puede conseguirse su reproducción en cautividad.

Los machos son perfectamente reconocibles por las ornamentaciones que presentan en su cabeza, mientras que las hembras carecen de éstas. Es muy importante que si habéis adquirido varios ejemplares para conseguir tener alguna pareja, separéis en cuanto puedan distinguirse sexos a la que queréis que sea vuestra pareja reproductora del resto de ejemplares, especialmente si hay más machos. La razón es que los machos son muy territoriales, y salvo que tengáis un acuario espacioso (superior a 150 litros con abundantes refugios), veréis constantemente al macho dominante incordiando a los débiles e incluso “luchando” con sus fascículos de espinas branquiales erectas con el consiguiente peligro de que los animales acaben dañándose.

Una vez tengáis una pareja establecida, ya sólo os falta tener un poco de paciencia y esperar a que se produzcan los acontecimientos. Las hembras suelen desovar con la caída del crepúsculo o directamente de noche, y los machos están presentes en el lugar de la puesta, para tan pronto la hembra deposite los huevos fecundarlos. A partir de este momento, será el macho el único encargado de cuidar la puesta.

La eclosión de los huevos tiene lugar aproximadamente pasados unos 5 días de la puesta y el saco vitelino a los alevines les puede durar hasta pasados 10 días de la eclosión. En este momento, podéis proceder a alimentarlos con alimento ultramicrofino y sin problemas, en poco tiempo (un par de meses aprox.) ya tendréis pequeños ancistrus de tamaño comercial.

Aunque no os lo hemos comentado ni en el caso de las corydoras ni en éste, nuestra recomendación es que siempre que tengáis una puesta de huevos, la trasladéis a un acuario aparte utilizando la misma agua del acuario de los progenitores y evitando que los huevos entren en contacto con el aire. Sólo de este modo, conseguiréis sacar adelante el máximo número de alevines y podréis tenerlos más controlados que en el acuario comunitario.

Sistemática de peces gato y diversidad

Hemos juntado en un mismo apartado la sistemática y la diversidad, porque creemos que son dos conceptos muy relacionados, y de este modo nos permitirá hacer un breve repaso a las familias más importantes de peces gato, siguiendo un orden más preciso, y teniendo siempre la visión de conjunto que da cualquier clasificación zoológica aunque sea de forma simplificada, ya que nosotros no somos especialmente aficionados a ellas.

Filo Cordados

Subfilo Craneados

Superclase Gnathostomados

Clase Actinopterigios

Subclase Neopterigios

División Teleósteos

Orden Siluriformes

Familia Aspredínios

Familia Bágridos

Familia Calíctidos

Familia Calíctidos

Familia Cláridos

Familia Dorádidos

Familia Ictalúridos

Familia Loricáridos

Familia Mocóquidos

Familia Pangásidos

Familia Pimelódidos

Familia Escilbeidos

Familia Silúridos

(Hemos hecho una selección de las familias más importantes)

 

Familia Aspredínios

Su área de distribución se encuentra en Sudamérica. Son típicos habitantes del bentos donde viven enterrados (frecuentan fondos de limos y arena fina) dejando apenas sobresalir sus ojos situados en la parte superior de su cabeza.

Son animales de costumbres crepusculares-nocturnas, y de costumbres carnívoras. Se alimentan principalmente de los invertebrados que encuentran sobre el sustrato en el cual se mueven.

Las especies importadas con más frecuencia de esta familia pertenecen al género Bunocephalus (foto) a los que algunos aficionados les dan el sobrenombre de “peces guitarreros” por las peculiaridades anatómicas de su cuerpo.

Familia Bágridos

Su área de distribución se encuentra en África, Ásia meridional, Sureste asiático y el archipiélago indomalayo. Se caracterizan por presentar un par de barbillones largos en su boca siendo el más anterior largo hasta más de 2/3 de la longitud total de su cuerpo.

Son animales crepúsculares-nocturnos que descansan durante el día entre la vegetación o la decoración inerte. Son de hábitos depredadores y se alimentan tanto de invertebrados como de pequeños peces. Atendiendo al tamaño que pueden alcanzar los ejemplares adultos (20-25 cm) de las especies que con más frecuencia se encuentran en los comercios pertenecientes a los géneros: Leiocassis y Mystus, no os los recomendamos para un acuario comunitario clásico.

Es característica la capacidad de producir sonidos. En el caso de Leiocassis, no sólo se produce la emisión de sonidos aislados, sino que tiene la capacidad de variar el tono de los mismos. Por otro lado, el género Mystus emite durante la época de reproducción un serial de sonidos estridulantes.

El dimorfismos sexual cuando son adultos es fácil atendiendo a que las hembras son más robustas y grandes que los machos.

Familia Calíctidos

Su área de distribución se encuentra en Sudamérica. Presentan su cuerpo completamente recubierto de una coraza de placas córneas que utilizan a modo de protección. Aparte el primer radio de las aletas dorsales y pectorales está transformado en una espina y en caso de peligro, el animal puede extenderlas y dejarlas fijas para evitar que puedan engullirlo.

Son peces gregarios que viven sobre suelos de arena fina que remueven con ayuda de sus barbillones en busca de los pequeños invertebrados de los cuales se alimentan. Dada su vida bentónica, no es infrecuente que se encuentren con zonas donde la concentración de oxígeno sea baja (hipoxia) y por ello, estos simpáticos animalitos han adaptado la porción final de su intestino a modo de órgano accesorio de respiración.

No podemos hacer una descripción ni hablar con detalle de todas las especies que se engloban dentro de esta familia y que podéis ver con frecuencia en las tiendas de acuariofilia porque nos alargaríamos demasiado, así que tan sólo os vamos a dar unas generalidades.

Generalmente las especies del género Corydoras suelen ser más resistentes las de colores poco vistosos tales como C. aeneus, C. paleatus, etc... que las de coloraciones más llamativas tipo: C. adolfoi, C. juli, etc...No os toméis esto al pié de la letra, pero por lo general, se cumple que estas segundas son más difíciles de mantener o por lo menos dan más problemas a los aficionados que empiezan.

Dentro de las corydoras, os podéis encontrar con una diversidad de tamaños importante, pero no debéis confundir al género Corydoras con el género Brochis que aunque muy similares en forma, presentan un tamaño muy superior cuando son adultas a las corydoras típicas. Os lo decimos porque hemos oído a más de un aficionado llamar a una Brochis splendens... ¡¡Esto debe ser una Corydoras aeneus gigante!!

Por el contrario, encontramos dentro de esta familia al siluriforme más pequeño comercializado, la Corydoras pygmaeus, cuya longitud apenas llega a los 2.5 cm.

Contrariamente a las familias que habíamos visto hasta ahora, los calíctidos son peces de costumbres diurnas, como así lo ponen de manifiesto sus barbillones cortos y ojos grandes....¿os acordabais de esta regla que os dimos al principio del artículo?

Otros géneros que con facilidad podéis ver en los comercios, aunque su tamaño es notablemente mayor al de las especies comentadas hasta ahora, son: Dianema y Hoplosternum. Sólo os los recomendamos para acuarios grandes dado rondan los 15-20 cm de longitud, pero por lo demás, son peces pacíficos que buscan en el fondo su alimento removiendo el sustrato con sus barbillones como hacen las populares corydoras.

Una premisa que se cumple en todas las especies de esta familia es que el dimorfismo sexual es claro cuando estamos ante individuos adultos. Las hembras siempre son más grandes y rollizas que los machos.

Aunque cuando hablamos de la reproducción de las corydoras os comentamos que se producía en parejas, en ocasiones se da en grupos de machos con una única hembra. Se ha observado como una hembra danza con un grupo de machos y va liberando huevos que quedan adheridos a sus aletas pélvicas, y al nadar entre la nube de esperma que liberan los machos pretendientes los fecunda. Posteriormente, como sucedía en el caso que os comentamos, se produce la transferencia de los huevos desde las aletas pélvicas al lugar de la puesta.

Familia Cláridos

Su área de distribución se encuentra desde África al Sureste asiático. La única especie comercializada es Clarias batrachus cuya longitud es de 55 cm cuando es adulto. Se trata de un depredador nocturno muy activo que no dudará en estar activo de día si hay alimento disponible a su alrededor.

Es un siluriforme de apetito insaciable capaz de engullir animales que midan la mitad de su tamaño sin problemas sean: ranas, peces o incluso pequeños micromamíferos que vayan a beber a las orillas de las charcas en las que habitan. Aparte, tienen la capacidad de salir del agua en busca de una nueva charca aprovechando sus mecanismos accesorios de respiración.

No hace falta que os digamos cuál es el final que les espera a los compañeros de acuario que puedan tener estos peces. Nuestra recomendación es que los mantengáis en acuarios de gran tamaño y específicos para ellos o con peces de gran tamaño, o bien que desistáis en su compra.

Es triste ver como los aficionados compran estos peces cuando son pequeños y con el paso de los meses vuelven al comercio donde los compraron diciendo que se han cansado de ellos o que les han devorado a medio acuario. Si el vendedor les informó del tamaño que alcanzaban la culpa es suya por haberlos comprado, pero lo más triste es cuando los aficionados desconocían cuán grande podía hacerse ese pececillo tan simpático que habían comprado. Así que nosotros os lo avisamos y si pese a esto, seguís con ganas de tener uno, ¡la responsabilidad es vuestra!

Familia Dorádidos

Su área de distribución se encuentra en Sudamérica. Se trata de “peces armados hasta los dientes” que diríamos vulgarmente. Su cuerpo está recubierto de placas córneas como en el caso de la familia anterior, pero aparte encontramos apófisis espinosas en los opérculos y los lados de su cuerpo (en algunos casos también el dorso) presentan todo un serial de espinas sencillas o dentadas dirigidas hacia atrás. Como en la familia anterior, las aletas pectorales y dorsal pueden presentar espinas.

Son de costumbres crepusculares-nocturnas y se pasan las horas de luz enterrados u ocultos entre la vegetación/decoración.

Aunque parecen peces inofensivos se deben tomar precauciones cuando los manipulamos, ya que no seríais el primer acuariófilo al que le producen alguna herida en la mano con sus espinas. Esto de “inofensivos” también es aplicable en el momento de decidir sus compañeros de acuario. Dado que alcanzan tamaños superiores a los 10 cm por regla general, no os aconsejamos que los combinéis con peces pequeños, puesto que su actividad nocturna puede daros algún disgusto.

Tienen la capacidad de producir multitud de sonidos que pueden ser incluso perceptibles por el oído humano desde el exterior.

Los géneros Platydoras y Acanthodoras son los que con mayor frecuencia podéis encontrar en los comercios.

Las hembras suelen hacer una especie de nidos construidos entre la vegetación y se distinguen de los machos al presentar un vientre de color blanco sucio, mientras que éstos lo tienen pardusco.

Familia Ictalúridos

Su área de distribución se encuentra en las zonas templadas de Norteamérica. Son típicos peces gato de aguas frías y al igual que los cláridos, presentan un apetito voraz y casi insaciable.

El género Ictalurus se encuentra ampliamente distribuido por Europa donde fue introducido e incluso lo encontramos, como no podía ser menos, en España donde parece que el “deporte nacional” sea introducir peces exóticos en ríos, lagos y embalses.

Se reproducen en primavera en hoyos excavados por ambos progenitores, pero después es el macho el que se encarga de cuidar los huevos e incluso a los alevines durante un cierto tiempo.

Dos especies frecuentes: I. melas y I. punctatus.

Familia Loricáridos

Su área de distribución se encuentra en la zona septentrional y central de Sudamérica. Reciben el nombre vulgar de “viejas” por los nativos de la zona. Se caracterizan por presentar un cuerpo acorazado por placas córneas encima de las cuales, encontramos una serie de dientes cutáneos mucho menos aparentes que en el caso de los Dorádidos.

Todas sus aletas a excepción de la caudal presentan una espina a modo de refuerzo y defensa.

Presentan una boca en forma de ventosa que les permite aferrarse a las piedras o la vegetación de los arroyos donde habitan para evitar ser arrastrados por la corriente. Este tipo de hábitat no es exclusivo, dado que encontramos especies que habitan zonas de curso lento e incluso la desembocadura.

Cuando tienen la boca sobre un sustrato no pueden utilizarla como vía de entrada de agua hacia sus branquias, así que se basan exclusivamente en el agua que entra a través de su par de orificios nasales para respirar.

Foto: Pterigoplichthys gibbiceps

La boca suctora presenta una serie de dientes córneos que usan a modo de lija para raspar las algas y el biofilm del cual se alimentan. Como os dijimos en el apartado de alimentación, no todos los loricáridos son fitófagos, aunque clásicamente se hayan utilizado, sin excepción, para combatir las plagas de algas de los acuarios, ni tampoco a todos los fitófagos les gusta el mismo tipo de algas. Todo esto son pequeños detalles a tener en cuenta para el correcto mantenimiento de las diferentes especies en un acuario.

Como norma general, os podemos decir que todas las peces, más o menos, son efectivas contra la película de algas marrones que aparecen en algunos acuarios, que sólo las especies más grandes son capaces de comer los penachos de algas verdes y que ninguna es capaz de acabar con las algas punto, barba y pincel.

Así que todos aquellos que piensen que un acuario lleno de algas es un paraíso para los loricáridos, están cometiendo un grave error que puede acabar con animales muertos de inanición. No es infrecuente que lleguen aficionados a los comercios aterrados porque se ha muerto su joven ancistrus superdelgado habiendo tutiplén de algas a su disposición, y más aterrados se quedan todavía cuando les comentan que se ha muerto por falta de comida.

Nuestra recomendación es que os aseguréis que las algas que pueblan vuestro acuario (la pequeña guía que os hemos hecho aquí arriba os puede orientar) forman parte o pueden formar parte de la dieta de vuestro loricárido y que después, tengáis en cuenta si debéis o no, suministrar comida extra a vuestros animales, aparte de la plaga algal que podáis tener en vuestro acuario.

Un problema que tienen muchos aficionados con los loricáridos es que les devoran las plantas en sus “labores de limpieza”. Está claro que una pauta de comportamiento natural de estos animales como es raspar, no la podemos inhibir por mucho que queramos ni tampoco decirle hasta que punto debe o no raspar tal o cual planta, pero podemos intentar saciar al máximo su apetito verde y disminuir mucho los daños que puedan causar a las plantas o incluso que ni las dañe haciendo todo aquello que os comentamos en el apartado de alimentación.

Pese a todos aquellos consejos, nosotros somos partidarios de utilizar sólo a los loricáridos de pequeño tamaño tales como Otocinclus (foto) y similares suctores de boca pequeña en los acuarios muy plantados. Suceda lo que suceda, siempre tendremos el bienestar de las plantas garantizado con estos animales.

Géneros frecuentes de la familia en el comercio acuariófilo, aparte de los ya comentados, son: Hypostomus, Rinerloricaria, Farlowella, Peckoltia, Liposarcus, Sturiosoma, Panaque y Pterygoplichthys. No todos los géneros son apropiados para todos los acuarios, ya que algunos alcanzan tallas considerables.

No podemos hacer una descripción detallada de las especies porque nos alargaríamos demasiado, pero os vamos a hacer una pequeña lista con las tallas máximas de algunas especies para que tengáis una orientación:

  • Hypostomus plecostomus (Auténtico pleco) 60 cm.
  • Pterigoplichthys gibbiceps (Pleco mariposa) 45 cm.
  • Liposarcus pardalis (Falso pleco) 70 cm.
  • Peckoltia vittata 10 cm.
  • Ancistrus dolichopterus 15 cm.
  • Panaque nigrolineatus 38 cm.
  • Otocinclus affinis 5 cm.
  • Rineloricaria hasemani 11 cm.
  • Sturiosoma panamense 12 cm.

En los comercios, es frecuente que vendan con el nombre de “pleco”, a las tres primeras especies (antiguamente se llamaba a todo pez gato pleco, pero las cosas han ido cambiando afortunadamente) que os hemos puesto en la lista, pero debéis saber que el único plecostomus o “pleco” como lo conocen los aficionados, es el primero. Sólo se trata de un error de nomenclatura, pero tampoco os están dando gato por liebre si alguna de las especies tuviera alguna ventaja, dado que las tres alcanzan tamaños grandes.

Quizás lo más complicado sea distinguir un Hypostomus plecostomus de un Liposarcus pardalis, así que os vamos a enseñar cómo hacerlo. Debéis contar el número de radios totales (duros y blandos) que tiene la aleta dorsal y si........hay más de 8 se trata de un Liposarcus, mientras que si hay 8 se trata de un Hypostomus.

Nuestra recomendación cuando vayáis a un comercio a buscar un chupóptero cualquiera sin ninguna preferencia, es que os decantéis por un ancistrus (foto) antes que por un “pleco”, dado el tamaño mucho menor que alcanza el primero cuando es adulto. Os hablamos de éstos, por ser las especies que “por defecto” suelen tener los comercios de acuariofilia y que por tanto, casi con toda seguridad encontraréis.

Familia Mocóquidos

Su área de distribución se encuentra en África. La forma de su cuerpo es semejante a la de los grandes calíctidos, si bien a diferencia de éstos, únicamente presentan acorazada la cabeza.

Son animales de costumbres crepusculares-nocturnas, y durante el día suelen descansar ocultos entre la vegetación.

Estos siluriformes alcanzan un tamaño bastante grande (15 cm) cuando son adultos como para combinarlos con peces pequeños, y dados sus hábitos depredadores, debéis tener cuidado con todo lo que potencialmente les pueda entrar por la boca.

Dentro de esta familia, encontramos al pez gato invertido, Synodontis nigriventris, conocido por los aficionados por nadar en la columna de agua con el vientre orientado hacia la superficie. Como consecuencia de este comportamiento, la evolución a coloreado su vientre de color oscuro para camuflarse con el suelo, y sino no tenéis más que fijaros en la mayoría de peces y veréis como sus vientres son claros para confundir a los depredadores que los miren desde abajo con la luz que entra desde la superficie.

Familia Pangásidos

Su área de distribución se encuentra en Ásia. Son siluriformes diurnos con costumbres pelágicas y muy activos nadadores con una morfología que recuerda a la de un tiburón.

Alcanzan tamaños demasiado grandes para mantenerlos en un acuario doméstico. Nosotros os recomendaríamos que desistierais en su compra, ya que un pez que puede llegar al metro de longitud difícilmente podrá encontrarse cómodo en vuestros hogares, a menos que le podáis ofrecer un estanque con la temperatura adecuada.

Familia Pimelódidos

Su área de distribución se encuentra en las zonas centrales y septentrionales de Sudamérica. Presentan una piel desnuda (no acorazada) y la boca rodeada de largos barbillones con función táctil y gustativa como es típico de algunos siluriformes. Las aletas presentan radios punzantes que usan como protección, y que provocan la desesperación de los aficionados cuando los pescan con un salabre y se les quedan enredados. Cuando son capturados, producen una serie de vibraciones perceptibles al tacto.

Hemos visto a estos animales muy activos de día, pero también por la noche, así que sus hábitos están a caballo de lo que dirían sus largos barbillones (costumbres nocturnas) y sus grandes ojos (actividad diurna).

Son peces de gran tamaño que pueden llegar a los 25 cm o superarlos, y de costumbres gregarias, así que salvo que dispongáis de un acuario de grandes dimensiones, os volvemos a aconsejar que desistáis en su compra.

Destacan por su voracidad, así que no deben asociarse con peces pequeños que puedan entrarles por la boca o serán devorados. Nosotros os aconsejamos asociarlos con cíclidos sudamericanos de gran tamaño.

El género y especie que con más frecuencia podéis ver en los comercios es: Pimelodus pictus. (foto)

Familia Escilbéidos

Su área de distribución se encuentra en África. Se trata de siluriformes de talla media que escasamente superan en la mayoría de los casos los 10 cm de longitud.

Son animales diurnos que nadan en grupos numerosos en la zona media-baja del acuario, y no dudarán en engullir a todo ser viviente que les pueda entrar por la boca.

Algunos aficionados los confunden con los peces cristal debido a la transparencia de su cuerpo, si bien no es tan clara como en éstos.

Las especies que con más frecuencia pueden encontrarse en los comercios son: Physaila pellucida y Eutropiellus debauwi. Destaca el comportamiento del primero, que se deja caer “como muerto” y “se hace el muerto” en el fondo cuando alguien lo toca.

Familia Silúridos

Se trata de una extensa familia donde quizás el pez más popular por las desgracias que causa en las zonas donde se introduce sea el siluro europeo (Silurus glanis). De todos modos, debéis saber que a ella también pertenecen peces tan simpáticos y pacíficos como el pez gato cristal (Kryptopterus bicirrhis) de escasamente 10 cm que nada formando cardúmenes entre la vegetación de los arroyos asiáticos de donde es originario.

Hasta aquí nuestro breve recorrido por el extenso orden de los siluriformes. Esperamos que haya servido para dar a conocer un poco más a estos animales y que sobre todo, haga reflexionar a los aficionados antes de la compra de determinadas especies que es nuestro principal objetivo para que después no se cansen de ellos y vengan los abandonos y las negligencias a las que, por desgracia, estamos acostumbrados.

Atrás

 

 

Alberto Maceda & Irene González | www.alaquairum.com | www.alaquairum.net

Copyright 2003-2013 AlaquaIrum. Reservados todos los derechos.