Inicio Sobre AlaquaIrum Acuarios Acuaterrarios Experiencias AlaquaIrum

 

 

 

Familia: Brachycephalidae

Esta familia consta de seis especies divididas en dos géneros: Brachycephalus y Psyllophryne. Cuentan entre sus representantes con el anfibio más pequeño que se conoce hasta el momento: Psillophryne didactyla que escasamente supera los 9 mm de longitud.

De todos modos, el miembro más conocido de la familia es: Brachycephalus ephippium debido a su coloración dorada y la presencia de unas osificaciones dorsales soldadas a las vértebras muy características. Siguiendo con rasgos anatómicos, esta familia presenta carencia de esternón y reducción del número de dedos.

Los estudios de filogenia son complicados al no encontrase representantes de este grupo.

Son oriundos de las selvas tropicales del sudeste de Brasil.

 

Familia: Bufonidae

En esta familia encontramos representados los sapos típicos que forman en conjunto un grupo homogéneo formado por 454 especies agrupadas en 26 géneros: Antonia, Atelopus, Bufo, Bufoides, Capensibufo, Crepidophryne, Dendrophryniscus, Didynamipus, Laurentophryne, Leptophryne, Melanophryniscus, Mertensophryne,  Nectophryne, Nectophrynoides, Oreophrynella, Osornophryne,   Pedostibes, Pelophryne, Peltophryne, Pseudobufo, Rhamphophryne, Schismaderma, Stephopaedes, Truebella, Werneria y Wolterstorffina.

Pese a que al iniciar la descripción de la familia hemos hablado de “sapos típicos” no todos los representantes del grupo tienen la apariencia de un sapo común (Bufo bufo). Precisamente el género Bufo es el que cuenta con el mayor número de especies de la familia llegando a la nada despreciable cantidad de más de 200 especies diferentes. La diversidad de tamaños también es notable, tenemos especies que llegan a alcanzar más de 20 cm. de longitud.

Fotografía: Bufo speciosus

Como curiosidad encontramos entre sus representantes al género Nectophrynoides, los únicos anuros vivíparos. Son oriundos de Guinea y Tanganika donde habitan los lugares próximos a los cursos de agua. Durante la cópula, el macho adhiere su cloaca a la de la hembra y tiene lugar la fecundación. El resultado será un desarrollo embrionario en el interior de la madre completando incluso la metamorfosis y dando lugar a ranitas perfectamente desarrolladas.

El género Bufo está considerado cosmopolita, es decir, lo podemos encontrar en cualquier continente (exceptuando Australia). Algunos autores defienden la teoría que muchos de los géneros de la familia derivan del género Bufo, sin embargo, existen autores que defienden que serían linajes mucho más evolucionados. Nuevamente, la polémica está servida y no sería raro que en un periodo corto de tiempo hubieran modificaciones.

Encontramos también en esta familia, al anfibio que vive a mayor altitud. Se trata de Bufo spinulosus que habita los Andes de Sudamérica a 5000 metros de altitud.

Típicamente los Bufonidae son considerados anuro rudos y de escasa coloración pero no nos llevemos a engaños, ya que existen especies bastante coloreadas que nada tienen que envidiar a otros anuros. Un ejemplo lo encontramos en las ranas arlequín (género Atelopus) con llamativas coloraciones o incluso dentro del género Bufo con la especie Bufo periglenes aunque desgraciadamente cada vez es más escasa y no se descarta que se haya extinguido.

 

Familia: Heleophrynidae

La familia consta de un único género Heleophryne del cual se conocen seis especies. Reciben el nombre vulgar de ranas fantasma (“Ghost frogs”) y son de tamaño pequeño escasamente superando los 6 cm. de longitud en algunos casos, siendo lo habitual tamaños inferiores.

Una se sus características es la presencia de expansiones en las puntas de los dedos de manos y piés que no encontramos en ningún otro grupo.

Son habitantes típicos de los arroyos rocosos de montaña de Sudáfrica.

Las relaciones filogenéticos con el resto de grupos de anfibios con complejas debido a la carencia de registro fósil.

 

Familia: Leptodactylidae

La familia está ampliamente distribuida por el Sur y Centroamérica, así como también por Australia y Nueva Guinea.

Existen 50 géneros que agrupan a más de 1100 especies según algunos autores. Los géneros más representativos son: Eleuthernodactylus, Leptodactylus, Engystomops y Ceratophrys.

Fotografía: Ceratophrys cornuta

Debido a la gran diversidad de especies, los modos de vida son muy diversos, así como también las características de los individuos. Encontramos especies de pequeño tamaño que escasamente superan el milímetro de longitud como es el caso de Sminthillus limbatus hasta grandes anuro de más de 20 cm. como la rana toro (Leptodactylus pentadactylus).

Se reproducen en el agua pese a que algunas especies tienden a colocar los huevos en tierra húmeda eliminándose en tal caso el semaforonte de renacuajo.

Encontramos tanto especies terrestres como arborícolas.

El registro fósil muestra hallazgos en el Mioceno superior del género Wawelia, así como también de otro género argentino extinguido el Neoprocoela que sería del bajo Oligoceno. Se encuentran trazas de otros géneros en el Pleistoceno pero todavía no han sido estudiados.

 

Familia: Myobatrachidae

Esta familia es endémica de Australia, Nueva Guinea y Tasmania. Cuentan con 122 especies distribuidas en los siguientes géneros: Arenophryne, Assa, Crinia, Geocrinia,    Indobatrachus, Myobatrachus, Paracrinia, Pseudophryne, Rheobatrachus, Taudactylus     Uperoleia.

Encontramos entre sus representantes modos de vida curiosos. El género Myobatrachus se alimenta de termitas igual que el género Rhinophrynus y también tiene costumbres excavadoras. Por otro lado, el género Rheobatrachus se reproduce de forma curiosa practicando la incubación gástrica ya que los huevos se desarrollan en el estómago.

Indobatrachus es un género fósil del Eoceno aunque también se han encontrado otros fósiles en el Pleistoceno.

 

Familia: Nasikabatrachidae

La familia está constituida por una única especie: Nasikabatrachus sahyadrensis. Se trata de una rana globosa de mediano tamaño y de hábitos excavadores. La cabeza es corta si la comparamos con resto del cuerpo y las extremidades posteriores están provistas en su cara interior de una estructura cornea que utilizan para enterrarse.

Estudiando el esqueleto de un Nasikabatrachidae nos damos cuenta de sus hábitos excavadores debido a la presencia de huesos muy osificados algo que no pasa con las ranas arborícolas o el resto de anuros no excavadores.

Esta familia es de reciente creación, concretamente se estableció en el año 2003 por parte de Biju y Bossuyt debido a una serie de rasgos morfológicos relacionados con los dedos de las extremidades posteriores que concluyeron en la separación de esta especie de la familia Sooglossidae en la cual la encontrábamos anteriormente.

 

Familia: Rhinodermatidae

La familia está constituida por dos especies del género Rhinoderma: Rhinoderma darwinii y Rhinoderma rufum.

Es oriunda de los bosques templados del Sur de Chile y Argentina. Su tamaño es pequeño escasamente superándose los 3 cm. de longitud.

Antiguamente se pensó en agrupar a estas especies dentro de la familia Leptodactylidae, sin embargo, debido al sistema de incubación de los huevos que presentan forman por sí solas una familia. Los machos incuban los huevos en su saco bucal donde esperan a que las larvas se hayan transformado en pequeñas ranas para dejarlas en libertad.

No se conocen especies fósiles.

 

Familia: Sooglossidae

La familia está constituida por cuatro especies que se agrupan en dos géneros: Sooglossus y Nasomantis. Son unos auténticos desconocidos aún hoy y en día para la ciencia existiendo gran controversia en su ubicación dentro de los estudios filogenéticos.

Es endémica de las Islas Seychelles y sus miembros son de pequeño tamaño y de vida terrestre.

No existe registro fósil.

 

Familia: Allophrynidae

La familia está constituida por una única especie: Allophryne ruthveni. Se trata de un pequeño anfibio que escasamente supera los 2 cm. de longitud oriundo de la Guayana sudamericana.

Durante muchos años se pensó que podría ser un Hylidae debido a la forma de su cuerpo pero la presencia de espículas en su piel junto con una típica forma de T de las falanges terminales decantaron a los científicos en la creación de una nueva familia.

Se desconoce la existencia de fósiles.

 

Familia: Hylidae

La familia cuenta con un gran número de especies distribuidas ampliamente por todo el mundo con la excepción de África tropical y meridional, Madagascar y el archipiélago indomalayo.

Englobamos a más de 840 especies distribuidas en varios géneros de los cuales los más representativos son: Hyla, Acris, Pseudacris, Phyllomedusa, Gastrotheca, Hemiphractus, Amphignathodon y Agalychnis.

Son habitantes típicos de los árboles o arbustos y su vida transcurre muy ligada al medio acuático.

Presentan diversidad de formas de reproducción. El género Hyla deposita los huevos en charcas mientras que Phyllomedusa realiza nidos con hojas de árboles. Aparte la especie Gastrotheca marsupiales realizan la fecundación de los huevos y el desarrollo de las larvas en un saco que tiene la hembra de donde emergen ya como ranas.

No están muy representados en el registro fósil pero existen restos del Oligoceno.

 

Familia: Pseudidae

La familia consta de 8 especies distribuidas en dos géneros sudamericanos: Pseudis y Lysapsus. El género Pseudis presenta renacuajos de casi 30 cm de longitud y debido a esta particularidad han sido muy estudiados. Aparte presentan un hueso accesorio en los dedos de las extremidades anteriores y posteriores que aumentaría la superficie funcional de sus palmas.

El género Lysapsus continúa siendo un auténtico desconocido, se sabe que su tamaño es inferior a Pseudis.

La filogenia agruparía a esta familia dentro de los Leptodactylidae sino fuera por la existencia de esos huesos intercalados.

Se desconoce la existencia de fósiles.

 

Familia: Centrolenidae

Esta familia está constituida por 139 especies agrupadas en tres géneros: Centrolene, Hyalinobatrachium y Cochranella.

Erróneamente al género Centrolene se le ha llamado Centrolenella, pero gracias a los trabajos de Ruiz-Carranza y Linch en el año 1991 se decidió cambiar el nombre entrando Centrolenella completamente en desuso. Desgraciadamente, aún podemos encontrar libros especializados que usan la vieja nomenclatura, así que debemos tener presentes ambos nombres.

Los miembros de esta familia reciben el nombre de ranas cristal debido a la transparencia de su piel que deja entrever sus órganos internos, algo que no sucede con ningún otro anfibio.

Este grupo deposita los huevos en paquetes adheridos a la vegetación y cuando los huevos eclosionan, los renacuajos caen al agua del arroyo se encuentra debajo. Una vez en el agua, los renacuajos se entierran en el sustrato.

Producen un sonido que recuerda al silbato de un tren.

 

Alberto Maceda & Irene González | www.alaquairum.com | www.alaquairum.net

Copyright 2003-2013 AlaquaIrum. Reservados todos los derechos.